La saga birmana (I)

Las elecciones suelen representar la democracia más pura, constituyen la mejor forma de elegir por voluntad propia a unos candidatos que van a representar a un país durante un número limitado de años. Eso es en teoría, pues la práctica no se lleva a cabo en todos los lugares y un buen ejemplo es Myanmar, más conocida como Birmania.

Para comprender como Birmania ha llegado a la situación de hoy en día, es necesario retrotraerse varias décadas, pero hoy quiero hablar de las características generales de un rinconcito de 677.00o kilómetros cuadrados, tan desconocido como fascinante a la vez.

Myanmar o, mejor dicho, Unión de Myanmar, se encuentra en el sureste asiático, lindando en el norte con la región autónoma del Tibet y China; al oeste con Bangladesh y La India; al sur con el mar de Andaman y al este con China, Laos y Tailandia, este último gran receptor de emigrantes birmanos.

Mapa de Myanmar // Fuente: Unicef

En el país asiático conviven más de 100 razas nacionales. Una de las más significativas es la kachin, que vive en la zona norte, en el Estado de Kachin, ya que Birmania está dividida en 14 regiones, cada una de ellas con el nombre del grupo dominante, como en este caso. Dentro del Estado de Kachin se puede encontrar el pico más alto de Unión de Myanmar, el monte Kakaborazi.

Volviendo a la tribu, la mayor parte  se convirtió al cristianismo el siglo pasado, ya que fue fuertemente evangelizada, sobre todo por los baptistas, durante la época colonial británica. Tienen por costumbre celebrar muchas fiestas y festivales, como el Festival de Manao, que tiene lugar el 10 de enero por ser esa la fecha en la cual el Estado de Kachin se sumó a la independencia de Birmania. Básicamente se celebra para que los nats (espíritus) ayuden a la tribu a conseguir buenas cosechas.

Otra de las tribus minoritarias de Unión de Myanmar es la tribu shan, que vive en el Estado de Shan, el más grande del país. Su presencia en Birmania data de la Edad Media y con gran trascendencia en el desarrollo de la región. Se encuentra ubicada cerca de la frontera tailandesa, de donde se creen que provienen.

Hay otras como la karen, la kayah, la chin… un auténtico crisol de culturas perseguidas por la Junta Militar.

En Birmania, los monjes son venerados y muy queridos, forman parte de la élite cultural e incluso se atreven a protestar contra el Gobierno, como en el año 2007. Más del 80% de la población practica el budismo y por eso, todos los actos que tengan que ver con esta religión son muy importantes, como el shinbyu, la ceremonia de iniciación al budismo de los niños de 9 a 12 años, una tradición que se remonta a cuando el hijo de Buda le pidió permiso a su padre para ser novicio.

Shinbyu // Fuente: Kalipedia

Más información en The Permanent Mission of the Union of Myanmar to the ONU y en Guide for Myanmar.

Anuncios