La tercera parte de La Española

Hay lugares con estrella y otros estrellados y lamentablemente Haití se encuentra en el segundo grupo. Al gran terremoto de este año hay que sumarle la epidemia de cólera que se está cebando con la población, sin recursos para retirar los cadáveres de las calles.

Haití, cuya capital es Puerto Príncipe, ocupa la tercera parte de la isla La Española. Aunque fue descubierta por España, estos se decepcionaron al ver que el oro de las minas se agotaba y fueron abandonándola, provocando la entrada de piratas franceses que se asentaron en la Isla de la Tortuga. En la época de la Revolución Francesa, en Haití había 10 veces más esclavos que blancos o libertos y cualquier murmullo acerca de lo que ocurría en el país galo podía desatar la locura, lo que sucedió en 1789 con Toussaint Louverture. En 1804 Haití consigue ser libre, siendo la primera República negra en hacerlo, pero fue marginada por las potencias mundiales por temor a un contagio liberal.

Mapa de Haití //Fuente: Atlasescolar.com.ar

El camino de Haití no fue más fácil a partir de entonces, con golpes de estados, pagos de deudas a la metrópoli francesa y una invasión de marines estadounidenses de 1915 a 1934. Pero el presidente haitiano François Duvalier no fue un buen soplo de aire frío, ya que tenía una milicia llamada los tontons macoutes que sembraban el terror por donde iban.

En Haití conviven dos lenguas oficiales: el francés y el criollo haitiano, también conocido como Aiysyen, ambas reconocidas como tales desde 1987. Al principio, el francés fue el idioma de la élite, que se empleaba como si fuera el oficial aunque la gran mayoría de la población no lo supiera hablar. Tiempo después, se comenzó a utilizar el criollo en las escuelas para combatir la analfabetización y desde entonces ese idioma ha ido ganando un enorme prestigio.

Una de las religiones con más adeptos (o la que más) es el vudú que se ha puesto en boga sobre todo a raíz del terremoto. El catolicismo se implantó en la isla con la llegada de Cristobal Colón; el protestantismo en el siglo XIX, pero ¿y el vudú?. El vudú se incorporó a esta lista de religiones con la llegada de esclavos procedentes del reino de Dahomey, hoy Benin. Durante los siglos XIX y XX Haití estuvo al margen de Roma practicando la brujería, la hechicería, la magia negra e incluso el canibalismo, todo esto más arraigado en las clases campesinas.

En 1996 se inició un movimiento promovido por houganes (sacerdotes vudús) que pretendían estructurar esta religión a la manera católica con misas semanales, adaptándolo a los nuevos tiempos para evitar que la sombra del pasado caiga sobre ellos.

El vudú es una práctica monoteísta que orienta a sus devotos a equilibrar las fuerzas del bien y del mal, de lo natural y de lo sobrenatural, en su vida diaria. Existe un Dios (o Gran Maitre ) que no interviene en la vida de los seres humanos y deja esa función a unos espíritus llamados loas, cuya devoción rige esta religión.

Vudú haitiano // Fuente: The Sydney Morning Herald

Más información en el diario ClarínSepiensa.orgLinguamón y El Nuevo Diario de Nicaragua


Anuncios