Las Fiyi, antiguas islas caníbales

Ya ha pasado más de una semana y Japón continúa luchando contra los elementos para poder controlar la central nuclear de Fukushima. Sin embargo, hoy no os voy a hablar del país del sol naciente, sino de Fiyi, uno de los muchos que sufrió la alerta de tsunamis decretados en el área del Pacífico después del terrible terremoto de magnitud 8.9 que asoló Japón.

Las islas Fiyi se encuentran en el Océano Pacífico Sur, cerca de Vanuatu, Nueva Caledonia , islas Salomón y Papúa Nueva Guinea (países que forman parte de la Melanesia) y también cerca de Tonga, Samoa, las islas Cook y la Polinesia francesa. De sus más de 300 islas, las dos más grandes son Viti Levy y Vanua Levu y su capital es Suva.

Mapa Islas Fiyi // Fuente: negociodeviajesporinternet.blogspot.com

En 1643 recibieron por primera vez a exploradores europeos, pero pasaron más de 100 años hasta que otros, como James Cook, decidieran introducirse en un terreno tan alejado repleto de tierras vírgenes. En el siglo XIX, muchos comerciantes se desplazaron a las islas para buscar productos y alimentos como madera de sándalo y pepino de mar. Este contacto entre fiyianos y europeos permitió que los primeros pudieran manejar herramientas de metal y armas y conseguir tabaco y telas. Sin embargo, este supuesto avance provoco luchas intestinas entre los clanes, llamados mataqali. Además, muchas de las ciudades se convirtieron en puertos comerciales muy importantes, lo que provocó que países como Francia, Reino Unido y EE.UU quisieran disputárselo. El ganador de la batalla fue Reino Unido, que consiguió proclamar a las islas como colonia británica en 1874 y en 1970 lograron su independencia.

Uno de los problemas de Fiyi son las luchas entre fiyianos e indios, que habían abandonado su país para conseguir una vida mejor. Desde principios de XX, la segregación racial hacia los indios fue común, así como asesinatos y atentados de grupos radicales fiyianos. Aunque la situación ha mejorado, de momento no hay una solución cercana.

En cuanto a su cultura, se expresan mucho a través de la danza y, más concretamente mediante los mekes, bailes tradicionales que se interpretan en momentos transcendentales como nacimientos, bodas, muertes…

Las islas “caníbales”, como también se las conoce, realizan muchas tallas en madera, como garrotes de guerra o tanoas, vasos típicos del lugar.

Tanoa // Fuente:Nisabula.com

Más información: GeoPlanetaFiji Government Online Portal

Anuncios

Kuwait, la fortaleza de Oriente Medio

Hoy nos desplazamos al Golfo Pérsico, coincidiendo con la visita que realizará el Rey Don Juan Carlos al Estado de Kuwait, con motivo de la celebración del 50º aniversario de la independencia del país. Además, la nación ha sido noticia por un texto publicado en el diario El País en el se hablaba de los numerosos apátridas que reclaman la nacionalidad kuwaití, cuya entrega se ha dificultado a muchos descendientes de nómadas.

Kuwait es un pequeño país situado en Oriente Medio, que hace frontera con Arabia Saudí por el suroeste, con Iraq por el norte y con el Golfo Pérsico por el sureste. Su antiguo nombre era Grain, diminutivo de colina y el nombre actual es el diminutivo de Kut, que significa fortaleza.

Mapa de Kuwait // Fuente: 100destinos.com

Cuenta la leyenda que en el siglo III a.C los griegos se establecieron en la isla de Failaka, perteneciente a Kuwait, llamándola Ikaros, pues se creía que el mítico personaje estaba allí enterrado.

En 1672 se creó el Estado kuwaití. En 1899, el país firmó un acuerdo de colaboración y asistencia con Reino Unido, convirtiéndose en un protectorado británico hasta 1961, año de la independencia. Kuwait estaba seriamente amenazado por el Imperio Otomano y veía que su unión con el Gobierno británico podía ser positiva.

Desde 1961, el Estado vivió un periodo de tranquilidad que se vio interrumpido el 2 de agosto de 1990 cuando tropas iraquíes invadieron el país con dos motivos. El primero era la intención de recuperar Kuwait para anexionarlo a Iraq, que se creía su dueño. El segundo era puramente económico, pues es bastante conocido el potencial petrolífero kuwaití (no obstante, tiene el 9% de las reservas mundiales de oro negro). Los iraquíes decían que en el país vecino se estaban perforando pozos cada vez más cerca de su frontera y tenían que controlarlo.

Se produjo una respuesta internacional, que derivó en la creación de una coalición liderada por EE.UU y formada por 31 países, entre ellos España, que actuaron ayudando a Kuwait, la llamada Operación Tormenta del Desierto, iniciada en enero de 1991. Un mes después la guerra terminó.

Desde entonces, la prosperidad se ha instalado en el país, actualmente muy implicado en la integración de la mujer en el ámbito público.

En cuanto a su cultura, se encuentran muy abiertos al mundo, pues sólo una tercera parte de la población es de origen kuwaití (algo similar ocurría en Bahréin). Estos dos países comparten un tipo de música, quizás la que mejor expresa la esencia de la región, el “sawt”, una mezcla de influencias orientales, occidentales y kuwaitíes, además del jazz y el blues.

No se puede olvidar su gastronomía, destacando el hummus (garbanzos), el zebeidi, un pescado de la zona y el Umm´Ali, un postre egipcio que se sirve templado y va acompañado de varios productos.

Umm´Ali // Fuente: http://syeda-indianspices.blogspot.com

Como curiosidad, este año, el Emir de Kuwait, Sheikh Sabah Al-Ahmad Al-Jaber Al Sabah, propuso en el Parlamento regalar a todos los ciudadanos 1000 dinares kuwaitíes (algo más de 2500 euros), para celebrar ese 50º aniversario. Obviamente, se aprobó la propuesta.

Fuentes: U.S Department of State, Especial de El Mundo sobre la Guerra del Golfo y el suplemento sobre Kuwait que acompañaba al periódico ABC del lunes día 21 de febrero.